Que la ansiedad no boikotee tu dieta

1. Ojo a la cafeína

En realidad, la cafeína puede ayudar a personas que hacen ejercicio a mejorar su rendimiento y su respuesta a la insulina. Si eres una persona sedentaria, ese mismo efecto simplemente te pondrá más nerviosa y te alterará. El té verde es más adecuado debido a que, a pesar de su contenido en cafeína, tiene una sustancia llamada l-teanina que ayuda a relajarte a medio plazo. Eso sí, no tomes té verde en exceso (para no desmineralizarte) ni a partir de las 6 o 7 de la tarde, para dormir bien


2. No confundas sed con hambre

Beber suficiente agua, sin pasarte, contribuye a que tengas mayor saciedad. 


3. Controla el estrés

La passiflora te ayuda a relajarte de forma eficaz (por ejemplo, Seditivax de Aboca es muy útil por las noches). También deberías aprender a respirar o meditar


4. No pases hambre

Comer 5 veces al día es bastante conveniente para la mayoría de las personas; si, no obstante, no tienes hambre, tampoco te ates a la nevera. Come cuando tengas hambre y sáciate con alimentos saludables y llenos de fibra. 


5. Endorfinas 

El ejercicio, cuando es agotador, el contacto físico o las relaciones sexuales, el cacao (por favor, un poquito nada más y con más de 90% de pureza) te ayudan a liberar endorfinas y a darte una agradable sensación de bienestar.