5 consejos para mejorar la circulación sanguínea

Las personas que pasan mucho tiempo de pie en una posición estática (por ejemplo, trabajadoras de comercio, que además más en tacones) tienen problemas de circulación sanguínea y linfática: los problemas de circulación se caracterizan porque, habitualmente, producen hinchazón y pesadez, especialmente debajo de las rodillas y en éstas. Se confunden de forma muy común con la famosa retención de líquidos, pero no tiene nada que ver y no se soluciona con diuréticos.


1. Realiza ejercicio físico, siempre acorde a tu condición, pero muévete: andar a un ritmo rápido, nadar, correr o pedalear, por ejemplo. Además, al nadar nos sumergimos en agua fría con lo cual...


2. Date masajes utilizando la ducha con agua fría en las piernas: empieza por los pies y tobillos para ir subiendo a lo largo de las piernas o los antebrazos (también es una zona muy sensible a la mala circulación pero, en este caso, entre personas que hacen mucho ejercicio). Evita ducharte de forma habitual con agua caliente: usa agua templada para el resto de cuerpo.


3. Masajea las piernas después de ducharte, y dúchate después del ejercicio: utiliza para ello una crema refrescante que mejore la circulación. Nosotras te recomendamos LegVass de Martiderm o FisioVen de Aboca; este último es un producto de fitoterapia ecológico.


4. Eleva las piernas: túmbate con las piernas elevadas después, en el sofá.


5. Si tus problemas son severos, valora la suplementación: Aboca, precisamente, dispone de cápsulas de fitoterapia, naturales, para mejorar la circulación, que tienen una serie de ingredientes de origen ecológico que producen una simbiosis entre sí mejorando profundamente la circulación sanguínea y linfática.